Las 3 alertas de peligro en la proforma presupuestaria en Ecuador

Las 3 alertas de peligro en la proforma presupuestaria en Ecuador

3/08/2017
Hanns Soledispa

Hace pocos días salió a la luz la proforma presupuestaria del Gobierno para el 2017. Se trata básicamente, de un listado breve y resumido del total de los ingresos y los gastos que hará el Gobierno a lo largo del año. En dichas cifras hay tres alertas que nos dicen PELIGRO:

Primera alerta: Se proyectan elevados ingresos.

Las cifras anuncian ingresos por concepto de petróleo que indicarían un aumento del 50% respecto al año anterior, lo cual es imposible porque ni la producción ni el precio tendrán una recuperación de esa magnitud.

También se han sobrestimado los ingresos que se esperan por recaudación de impuestos, a tal punto que se espera que lo que se recaude en lo que resta del año sea superior a lo que ya se ha recaudado, lo cual solo se podría dar si se incrementa o se crea un nuevo impuesto, o si llegara a incrementarse la producción lo cual es más complicado en las actuales condiciones de la economía. Desde enero a junio del 2017 la recaudación tributaria fue de $ 7200 millones, y el Gobierno se ha propuesto recaudar $ 7500 millones entre julio y diciembre.

Segunda alerta: Más gastos.

No habrá austeridad y se seguirá gastando. Se proyecta que los gastos en salud, educación, vivienda, y bienestar incrementarán 10% respecto a lo que se destinó en el 2016. Es importante preocuparse por los problemas sociales, pero elevar el gasto en épocas de bajos ingresos traerá serios problemas en el largo plazo.

Tercera alerta: Seguimos en lo mismo.

La forma en como se administran los recursos del Estado se plantea del mismo modo que en los diez años previos. Gastar más de lo que se ingresa trae problemas de déficit y endeudamiento. El Gobierno ya no puede seguir con el mismo modelo económico que nos ha llevado al punto de que los pagos que hace por amortización e intereses de la deuda pública, superen a lo que se destina en salud y educación en alrededor de $3000 millones.

Finalmente, el Gobierno ha admitido que la deuda pública asciende a $ 42.000 millones, y que los gastos superarán los ingresos (déficit) en $4.700 millones, cifra que podría no ser exacta debido a la sobrestimación de los ingresos y la subestimación de los gastos.