¿Se justifica subsidiar a los exportadores?