«El colapso del Muro de Berlín fue el triunfo del espíritu humano»

«El colapso del Muro de Berlín fue el triunfo del espíritu humano»

Palabras de Dora de Ampuero, Fundadora del Instituto Ecuatoriano de Economía Política durante evento conmemorativo de los 30 Años del desplome de la «Cortina de Hierro» celebrado en la Escuela Politécnica del Litoral el 07 de noviembre de 2019.

Agradezco su presencia y el apoyo de las instituciones que han permitido que nos reunamos hoy. Agradezco a la Escuela Politécnica del Litoral, a la Fundación Naumann Países Andinos, a los conferencistas que dejando a un lado sus ocupaciones diarias, nos honran con su presencia. Agradezco a todo el staff del Instituto Ecuatoriano de Economía Política que, cumpliendo con su compromiso por la libertad, con dedicación y eficiencia han organizado este evento.

 Quiero destacar el momento histórico que representa estar ante un hito global como es cumplir 30 años de la caída del Muro de Berlín desde la perspectiva de un Centro de Pensamiento Liberal que se fundó poco tiempo después de este episodio para dar rienda suelta al sueño de impulsar el debate de las ideas en libertad y por la libertad. El Instituto Ecuatoriano de Economía Política se funda en 1991 y para entonces, el milagro de recuperación de la reunificada Alemania llevaba una pequeña delantera en su camino a la globalización y al crecimiento económico.

Berlín se dividió después de la Segunda Guerra Mundial. Una parte fue para los Aliados y otra quedó en manos de los soviéticos, conformándose lo que se llamó la Republica Federal y la República Democrática. Al poco tiempo se hizo notable la diferencia entre las dos ciudades y la gente de Berlín Oriental empezó a abandonar la ciudad. Salían 1,000 por día. A ese paso se iba a quedar sin habitantes Berlín Oriental. Entonces se concibió la idea de impedir que la gente se fuera. Un 12 de agosto de 1961 la seguridad de Alemania empezó a construir lo que se llegó a conocer como el Muro de Berlín. Al principio solo fueron barreras de alambre, luego ladrillos. Las barreras eran cada vez más altas hasta llegar a tener millas de muros de concreto, alambres eléctricos, perros entrenados, inmensas torres, campos minados. Los guardianes tenían orden de tirar a matar a quienes querían escapar. Nadie sabe con certeza cuantos murieron tratando de salir por todos los medios, en globos aéreos, nadando, cavando subterráneos.

El colapso del Muro de Berlín fue el triunfo del espíritu humano. El compromiso por la libertad venció la ambición del poder. Hubo muchos héroes en esa lucha. Han pasado tres décadas pero debemos continuar celebrando y recordando la caída del Muro de Berlín y su significado. El espíritu de libertad sobrevive hoy, pero siguen surgiendo los muros que tenemos que derribar cada día. La lucha por la libertad no termina nunca. Su precio es la eterna vigilancia.

Durante estos 28 años de existencia, el Instituto Ecuatoriano de Política no ha cesado en su lucha por la libertad a través de estudios, seminarios, publicaciones, programas de radio y televisión, libros. El IEEP ha jugado un rol muy importante en la formación de jóvenes liberales así como en la adopción de la dolarización y de los estudios que se realizaron al respecto.

Actualmente estamos proponiendo la apertura financiera de acuerdo al modelo panameño para integrarnos al mundo de las finanzas. El IEEP se enfoca en iniciativas como este tipo de Foros, apoyado por organizaciones regionales como la Fundación Naumann Países Andinos, involucrando constantemente a las generaciones de relevo e implementando iniciativas tales como el PRIMER CONCURSO DE ENSAYOS DE LIBERTAD ROBERTO VILLACRESES.

Este galardón busca conmemorar el talento y el trabajo de uno de nuestros colaboradores más queridos que pasó por nuestra casa y llegó a convertirse en un profesional de primera clase impulsando y promoviendo las ideas de libertad a través de sus estudios y análisis económicos. Mediante este concurso queremos inspirar a que más jóvenes lleguen hasta las ideas de libertad y nos ayuden a promover un país más próspero, que respete los derechos de propiedad y funcione como un estado de derecho y democracia. Los jóvenes son el presente y el futuro del país y queremos que ustedes sean quienes lleven la antorcha de libertad que dejaremos en sus manos.

Mirando el porvenir con optimismo, estoy segura que a pesar de los nuevos obstáculos y desafíos que parecen constreñir los esfuerzos de libertad de nuestra América Latina, es con la reflexión, el pensamiento crítico, la buena lectura y la argumentación como podremos derribar estos nuevos intentos de control social que intentan someter nuestro camino al progreso.

Como nos dijo Mario Vargas Llosa, El Futuro se hace hoy queridos amigos. Y está en sus manos hacerlo.

Muchas gracias.