50 años administrando mal el negocio del petróleo

50 años administrando mal el negocio del petróleo

Desde la década del 70 los compromisos de pago de la deuda externa estrangulan a los gobiernos de Ecuador

Por Econ. Byron Mora (*)

CAUSAS:

El ser un país petrolero tiene dos características muy marcadas:

1.- Las regalías o rentas del petróleo sirvieron para cubrir la mayor parte del Presupuesto del Estado y el crecimiento desproporcionado e injustificado de la burocracia. Como prueba de ello, citaré el siguiente caso:En 1974, dentro del presupuesto del Estado, CEPE (Corporación Estatal Petrolera Ecuatoriana) crecía al 265%; mientras, el ingreso petrolero lo hacía en un 250% y el PIB en 6.4%.

En 1975, CEPE crece un 623%, el ingreso petrolero decrece 0.005% y el PIB cierra en 5.6%.En datos monetarios: Dentro del presupuesto estatal, CEPE pasa de 109.5 millones de sucres en 1974 a 791.5 millones de sucres en 1975 con prácticamente el mismo ingreso petrolero: 10817.2 millones de sucres en 1974 y 10760.6 millones de sucres en 1975.

2.- Ser sujeto de crédito por dos vías: a través de organismos y gobiernos internacionales; y por bancos y proveedores NACIONALES (al inicio de la deuda eran los mayores por las facilidades en reducción de trámites y tiempo que daban), esto generó un crecimiento urbano (edificios, urbanizaciones, ciudadelas, aumentó el parque automotor, supermercados, boutiques), crecimiento sectorial (industrial, construcción, comercio, transporte, financiero).

Como consecuencia, representó para el país el incremento del consumo interno de derivados del petróleo, la importación de insumos, materia prima y de bienes y servicios, esto propició el retorno de las divisas petroleras a los países industrializados. A ello se sumaría la volatilidad de los precios del petróleo en el mercado internacional, la inestabilidad política y la escasa sobriedad y austeridad de los administradores públicos de turno, provocando un endeudamiento externo impagable, al extremo, que el servicio de la deuda (intereses y amortizaciones), llegó a ser mayor que el saldo de la deuda externa en algunos años. Otro factor a considerar es la continua afectación por fenómenos naturales que ha vivido el país.

EFECTOS:

Renegociación de la deuda, devaluaciones, reducción de subsidios (desde mediados del 70 se venía posponiendo, pero desde 1981 a 1984, los precios de la gasolina extra y del diésel subieron 11 veces); depresión de los sectores productivos, los aumentos de los salarios pierden valor real ante el aumento de la inflación; el desempleo da paso a la informalidad, con lo que ganarse la vida es cuestión del diario trajinar.

CONCLUSIÓN:

Las bases de la economía del país se fundamentan en un entorno competitivo ineficiente, de baja productividad total, extrema dependencia del petróleo, instituciones y administraciones públicas que no fomentan la diversidad y el aumento de la producción nacional. De todo ello se desprende que el crecimiento del Ecuador ha comprendido una expansión económica para unos pocos y una contracción para gran parte de los ecuatorianos.

(*) Economista de la UTPL, articulista invitado.  Nota: El presente artículo no representa una posición institucional

[1] Magdalena Aguilar Aguilar, “Petróleo y desarrollo nacional”, en Ecuador: petróleo y crisis económica, ed. Santiago Escobar (Quito: ILDIS, 1986), 60-63.