¿Por qué la Esperanza es esencial para el futuro de América Latina?

¿Por qué la Esperanza es esencial para el futuro de América Latina?

Por Lawrence Reed, Presidente Emeritus de FEE (*)

INTRODUCCION

El Instituto Ecuatoriano de Economía Política se complace en poner a disposición de nuestros lectores un artículo escrito por Lawrence W. Reed, Presidente Emérito de la Fundación para la Educación Económica (FEE).

En este artículo, publicado en el portal de FEE en enero del 2020, y muy apropiado para el momento que vive la humanidad por los efectos del Coronavirus, Lawrence W. Reed nos brinda un hermoso mensaje de esperanza. Nos indica que no podemos perder la esperanza. Y nos da varias razones para ello: la esperanza, nos dice, conquista el miedo, es saludable, nos ayuda a tener la conciencia limpia, es una profecía cumplida. Los grandes cambios que han ocurrido en la humanidad han ocurrido porque la gente no perdió la esperanza y siguió luchando. La desesperanza no conduce a nada.

Mientras creamos en el valor de la libertad y luchemos por ella, tendremos esperanza de que el mundo cambiará para bien. La historia así lo demuestra.

Dora de Ampuero, Pdte. Fundadora del IEEP

Tu ne cede malis, sed contra audentior ito, escribió el poeta romano Virgilio en “La Eneida” en el primer siglo AC. Comúnmente se traslada del latín como “No retrocedas frente al mal sino seguir adelante con más fuerza contra él”.

En sus Memorias, el economista austriaco Ludwig Von Mises explico por qué y cuándo él adoptó estas palabras como su grito de batalla personal:

La forma como uno enfrenta catástrofes inevitables tiene que ver con el temperamento. En la escuela secundaria, como era costumbre yo tenía que elegir un verso de Virgilio como mi lema: Tu ne cede malis, sed contra audentior ito… Yo recordé estas palabras durante las horas más oscuras de la guerra. Una y otra vez me encontré con situaciones en las cuales, aunque razonara no encontraba forma de salir de la situación; pero entonces surgía algo inesperado y con ello venia la salvación.

Las horas oscuras de la primera guerra mundial fueron excesivamente duras en verdad, pero el gran economista siempre se apoyó en la esperanza. Por eso nunca se rindió. El hecho de que él no se haya rendido, probó ser una bendición monumental para la humanidad ya que su mejor trabajo estaba por venir.

Esperanza y Perseverancia
Esto es lo que las personas verdaderamente buenas y admirables hacen. Ellos no se rinden ante el mal. No ceden. No importa cuán difícil esté la situación. Siguen perseverando. Los momentos negros son a menudo circunstancia en la cual el carácter se prueba y se fortalece, de allí sale una luz que no había antes, y como resultado el futuro sale mejor de lo esperado.
No son las probabilidades que deciden la actitud mental o el esfuerzo físico de los verdaderamente buenos y admirables; es el principio de la cosa, en otras palabras, lo que es fundamentalmente correcto. Con su ejemplo ofrecen otra razón para perseverar. Tener esperanza es poseer una confianza y optimismo mayor de lo que las circunstancias justifican.

En todo el mundo, la gente que ama a la libertad frecuentemente se hace la misma pregunta que los espíritus generosos han hecho a través del tiempo: “¿El futuro será brillante u oscuro? ¿viviremos libres o esclavos del estado?” a pesar de que los tiranos se pasearon a través de los continentes, Mises se negó a tirar la toalla.

Esperanza. No es algo que uno pueda tocar, oler o ver, pero es una cosa poderosa, un motivador que te empuja. Es un sentimiento – una premonición-, tal vez. Es una sensación de que algo deseable y valioso se puede lograr, adquirir o realizarse aun cuando los obstáculos parezcan insuperables. Tener esperanza es poseer una confianza y optimismo mayor de lo que las circunstancias lo justifican.

La Esperanza en América Latina
El crédito por la génesis de este articulo pertenece a María José Bernal, una incansable joven activista por la libertad y alumna de FEE en Colombia. Esta joven reunió una gran audiencia en varias escuelas para que yo hablara en Medellín en noviembre pasado. Después de una hora de recibirme en el aeropuerto, María expresó un deseo:

Larry, debemos encontrar esperanza aquí en América Latina. Demasiado va en la dirección contraria. Si usted puede darnos algo de esperanza a nosotros, usted debiera de escribir un artículo sobre eso. Lo necesitamos.

María es una de aquellas personas realmente buenas y admirables que yo mencione anteriormente. Sus convicciones son fuertes y su carácter es sólido de manera que yo estoy seguro que ella no se rendirá, aunque las cosas se pongan muy difíciles. Ella es con toda seguridad, una luchadora de por vida por la libertad. Ella sabe que vale la pena luchar por la libertad, porque ninguna otra cosa hace que la vida sea digna de ser vivida. Aunque no parezca tan claro para ella hoy día su perseverancia inspirará a docenas, cientos, tal vez a miles de personas en los años por venir.

Donde quiera que usted viva, si usted ama a la libertad usted debe de tener esperanza. Aquí señalo algunas razones del por qué:

La esperanza es una profecía autocumplida
Hace que usted trabaje con más ahíncos para cumplir sus metas. Si usted se rinde le cede el espacio a la oposición sin una lucha. Lo contrario de esperanza es desesperanza y yo no conozco ningún contexto en el cual la desesperanza mejora la situación.

La esperanza es saludable
Las personas que tienen esperanzas están mejores mentalmente, espiritualmente y físicamente por la esperanza. La desesperación y el pesimismo lo empuja a uno hacia abajo en todo momento haciendo más difícil que la esperanza prevalezca. La esperanza y el sentido del humor van de la mano. Si nos podemos reír de nuestros problemas porque tenemos confianza que lo podemos superar reducimos nuestros stress y presión sanguínea.

La esperanza conquista el miedo
Muy poco de lo que realmente vale la pena se consigue fácilmente y si lo es, probablemente no se le da el valor. Lo que es, al mismo tiempo altamente valorado y que vale la pena – y esto es especialmente verdad con respecto a la libertad – a menudo produce enemigos que no quiere que tú lo tengas. Usted puede tener miedo y esto la incapacita; o usted puede superarlo con la confianza suficiente para resistir.

La esperanza ayuda a mantener su conciencia limpia
Si yo sé que he cedido mis principios que se que son los correctos, se cerraría mi alma para siempre. Esa voz interior que llamamos conciencia nunca cesara de recordarme que yo me he rendido. para su propia tranquilidad, espere un futuro mejor y participe para hacerlo realidad.

La esperanza te hace pensar
Reflexione por un momento en las infinitas innovaciones que benefician a los seres humanos. Si el inventor no hubiese tenido esperanza hubiera detenido el proceso de pensar que ha logrado esos resultados. Nadie piensa mucho sobre posibilidades si se enfoca en lo que ellos determinan previamente que es imposible.

La esperanza gana adeptos
Atrae a otros a sus objetivos, hace que su personalidad y sus ideas sean magnéticas. Nadie quiere unirse a una causa sin esperanza o trabajar con gente que refleje desesperanza.

Esperanza para el futuro de la Libertad
Por último, nadie conoce del futuro, ¿verdad? Entonces cuál es el punto de rendirse antes que pase, antes de que usted haya hecho lo mejor para mejorar la situación. Ese es exactamente lo que la oposición espera de usted que se rinda antes que continuar. ¿Por qué hacer lo que ellos quieren?

La historia está llena de momentos en que la libertad aparecía tan sombría como un foco de 5 watt. ¿Recuerdan a los patriotas que se congelaron en el invierno de 1977- 78 de Valley Forge? Considere la situación de los esclavos ingleses antes del que movimiento contra la esclavitud empezara en los 1780s. O recuerde la última década de 1940: FEE se fundó en medio de un mundo que creía que la planificación central era inspiración divina porque parecía que había ganado una guerra mundial. Leonard Read nunca hubiera fundado FEE y Mises nunca hubiera escrito Human Action si cualquiera d ellos hubieran pensado que el futuro de la Libertad era sin esperanzas.

Grandes cambios positivos, que mejoran las cosas que han ocurrido a menudo en la historia de la humanidad, muchas veces en los momentos menos esperado, reforzando el dicho que “siempre es más oscuro antes del amanecer”. Impredecibles constelaciones de personalidades, eventos, e ideas, que hace tiempo parecían improbables, aparecen. Cuando se les examina, es evidente que estas constelaciones no se materializan de la nada; ellas fueron posibles por personas que nunca se rindieron porque tenían esperanza. El colapso de la Unión Soviética es un caso clásico de este tema.

Recientemente mire una buena película llamada Los Aeronautas. Es basada en la historia de un pionero meteorólogo ingles llamado James Glaisher. En tiempos (1862) cuando la ciencia despreciaba la noción que el clima era predecible, El y un socio ascendieron a una altura de por lo menos 30.000 pies en un globo para probar lo contrario. Ellos tuvieron éxito. Al finalizar la película un narrador con voz suave declara:

Usted no cambia el mundo simplemente mirándolo. Usted lo cambia a través de la forma que usted elija para vivir en él.

Piense sobre esto. Es más profundo de lo que a primera vista usted supone y cree que es verdad. Nosotros no somos marionetas en una piola. Somos seres humanos – cada uno de nosotros únicos, motivados internamente, y capaces de afectar el futuro si ponemos nuestra mente en eso. Solo eso debiera darnos esperanza. De que podemos hacer la diferencia positiva, tal vez una gran diferencia.

“Esperanza” en Comunidad 13
Un ladrón puede robar sus cosas, pero no puede robarle su esperanza. Usted está a cargo de eso, la línea entre tener esperanza por el futuro y actuar para ser ese futuro mejor y más libre es muy directa.

Mientras estaba en Medellín en noviembre del 2019, un colega de FEE y yo caminamos por las calles de Comunas 13, un sector de la ciudad que apenas hace 2 décadas estaba entre los barrios más violentos del mundo. Estaban llenos de matones y secuestradores asociados con los carteles de drogas. Ciento de personas morían cada año. Cada uno vivía con miedos constantes, pero la mayoría nunca perdió la esperanza.

Hoy día Comuna 13 es el lugar más pacífico lleno de comerciantes, artistas, personas alegres y sonrientes. Las paredes están adornadas con arte callejero con mucho colorido. Tome muchas fotos incluyendo una que proclamaba la esperanza. Si estas personas pueden salir de ese terror con su espíritu intacto y hacer de su barrio una atracción turística hermosa cualquier cosa es posible, donde quiera.

La esperanza es un estimulante potente. Nunca deje que se le escape. No importa que pase.

* El Dr. Lawrence Reed, Presidente Emeritus de FEE, senior Fellow de la familia Humphreys y embajador global para la libertad de Ron Manners