Venezuela: Dolarización parte de la fórmula
Venezuela: Dolarización parte de la fórmula para salir de la crisis económica

Bruno Faidutti (*)

18/03/2019

Es el momento de Venezuela.  La caída del Socialismo del Siglo XXI es evidente como sistema económico y social.  La corrupción es difícil de tapar, con la tecnología actual y el internet delata a los delincuentes gobernantes de la Venezuela querida, pero sobre todo por el afán de sus valientes hijos que no pueden permitir la expoliación de los recursos de su país sin denunciarlo.  La Venezuela que conocimos años atrás se encuentra hundida en la miseria, hambre y destrucción de sus avenidas e infraestructura por incapacidad de gobernar de los usurpadores de poder, dogmáticos, necios e ignorantes de la historia del mundo donde abundan ejemplos a la incapacidad del sistema, hoy llamado socialismo, antes comunismo, ahora disfrazado de socialismo aumentando de números romanos: XXI a la misma escoria de sistema que trae hambre, enfrentamiento de clases y forma una elite privilegiada de gobernantes que confunden sus obligaciones y limitaciones constitucionales con el uso del dinero recaudado para provecho autócrata y personal.  En otras palabras, por la fuerza de las armas, estos delincuentes gobernantes de Venezuela piensan que son dueños del dinero del petróleo, de lo recaudado por impuestos, y de la alimentación del pueblo imponiendo cupos y limitaciones a los bienes importados.

RECOMENDACIONES PARA GUAIDÓ – NO VÁLIDAS PARA GOBERNANTES USURPADORES

¡Presidente Guaidó!

Haga lo que tenga que hacer, no espere consultar al Fondo Monetario Internacional (FMI).  El FMI jamás solucionará los problemas de Venezuela. Acuda a los países amigos: Estados Unidos, Europa y países de América Latina, que comulguen con las ideas de libertad que Usted propugna y que su pueblo necesita que se plasmen en la práctica.  Libere la economía al mundo. Los tratados de libre comercio vendrán después. No gaste en burocracia dorada impulsando la nueva imagen del país. Usted ya tiene su propia imagen, el mundo lo sabe. Permita que los empresarios sean sus embajadores del comercio exterior.

Elimine el control de precios.  Permita que la ley natural de la oferta y demanda por productos y servicios haga su trabajo equilibrando los precios de la economía.  En este esquema no funciona el gradualismo sobre los precios oficiales de los productos de primera necesidad, mire Argentina, aún no sale de la crisis.  Deje que los ciudadanos se entiendan con los productores y vendedores. La especulación no funciona con productos perecederos, por tal razón, permita que las fuerzas libres del mercado corrijan todo.  Sin discusión la ayuda humanitaria es indispensable para calmar las angustias de los pobres.

Con respecto a los precios, oficiales de electricidad, agua y servicios básicos deben ubicarse a precios internacional de sus vecinos o menor si sus costos de generación son menores.  Exija eficiencia a las empresas públicas.  Empaquételas (las empresas públicas) para concesionarlas a periodos de largo plazo (más de 20 años) y sea participe, como Estado, de utilidades compartidas por concesionar, caso contrario el deterioro de éstas no alcanza a corregir con fondos públicos; por eso, es indispensable la participación de empresas privadas de experiencia.  No espere estudios profundos para hacerlo, total las críticas por concesionar siempre serán las mismas, le dirán: “vende patria”.  Estoy asumiendo que la constitución se lo permite, caso contrario, impulse una asamblea constituyente bajo referéndum que permita cambios a la constitución chavista, sin quitar espacios a nadie en sus reformas; es decir, que el resultado de las transformaciones constitucionales sea una nueva constitución que florezca neutra ideológicamente, que promulgue la libertad del ciudadano y con igualdad de derechos para todos.  Sin embargo, mientras tanto, procure emplear los mecanismos que la normativa vigente le permite a fin de avanzar en la salida de la crisis.

Con respecto a los combustibles, sitúe los precios a costos de producción, no a precios internacionales tal como le van a recomendar, pues algún beneficio debe recibir el venezolano por tener tan abultada reserva petrolera.  Despolitice Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA). Tarea difícil, pero no imposible. PDVSA debe quedar como empresa dedicada exclusivamente a los menesteres petroleros y no debe desviarse su función para la cual estuvo facultada desde un principio: explotación, producción, refinación, mercadeo y transporte del petróleo venezolano. 

Dolarice la economía de inmediato.  No espere estudio alguno. Hágalo al tipo de cambio equivalente entre la Base Monetaria (BM) en bolívares -es todo el dinero legal en circulación o en bóvedas de los bancos- versus la cantidad de Reservas Monetarias Internacionales (RMI) en dólares que mantiene el Banco Central de Venezuela (BCV).  Ejemplo, supongamos que la base monetaria de Venezuela es de 20’000.000’000.000 de bolívares y la reserva monetaria internacional es de US$ 8.000’000.000, el tipo de cambio para dolarizar la economía sería de 2.500 bolívares por un dólar norteamericano. Si los números no le dan, porque dirán que no hay reservas, no se preocupe porque el BCV tiene que hacer el canje a través del sistema financiero nacional y toda compensación de dinero es vía electrónica.  La dolarización daría confianza a la población inmediatamente al saber que sus cuentas bancarias están en dólares y no en bolívares.

Fusione la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (SUDEBAN) con el BCV.  Este último tiene que desaparecer en el sistema cambiario-monetario de la dolarización propuesto. 

Deje que la dolarización funcione en un esquema de libre competencia para que se sincere los precios con la nueva moneda: el dólar.

No consulte la dolarización al FMI.  Ellos no la entienden. Actúe primero e informe después al FMI, caso contrario entra en una espiral sin salida entre mantener Reservas Monetarias Internacionales al mismo tiempo de tener que cuidar que el tipo de cambio no se le dispare, bajar la inflación, incrementar el empleo y mantener disciplina fiscal.  Bastaría observar a la Argentina para llegar a la conclusión de que después de un gobierno de delincuentes, idéntica a la situación de Venezuela, pero en menor cuantía, no es fácil salir adelante con recetarios del FMI.

Con la dolarización, se elimina el hecho de mantener reservas monetarias internacionales a niveles de exigencias del FMI, de equilibrar la balanza de pagos, de controlar la inflación y de velar por el tipo de cambio.

Reduzca el tamaño del Estado eliminando todos los órganos de control que afecten la libertad económica.  Aunque la ley lo obligue a controlar el mercado porque así está en la constitución chavista, el no aplicar leyes antieconómicas ayuda a sus fines de recuperación del país.  Por eso es indispensable las reformas constitucionales para proveer seguridad jurídica al país y regresen los capitales.

Que se demuestre que, definitivamente, terminaron los tiempos en que el comandante Chávez paseaba por las calles de Caracas dictaminando expropiaciones a diestra y siniestra, sin estudios previos, y, aparentemente, solo por el afán de destruir la empresa privada en aras de supuestas reivindicaciones sociales.

Utilice los activos del país para generar dinero.  Venezuela es inmensamente rica y su gente sumamente capaz como para esperar recetarios económicos de terceros, teniendo tanto petróleo la tarea para obtener recursos frescos no debería ser difícil.

Todo tiene su tiempo.  Calcule que en un año debe promover un referéndum para convocar a una constituyente y hacer los cambios constitucionales requeridos, otro año para convocar a elecciones con la nueva constitución, seis meses para campaña electoral y posesión del nuevo mandatario.  Hasta ese momento, la dolarización daría sus frutos.

Atentamente,

Un economista liberal amante de Venezuela y su gente. (O)

Artículo originalmente publicado en Desde mi trinchera (14/03/2019)

Últimas Opinones
Federalismo: ¿un estado mental?

¿Estamos listos para cambiar el pacto social que nos vincula como Estado unitario? La potencialidad de ello reside según el propio Francisco Swett en el liderazgo local que emerge de un Federalismo.

Un mundo cada vez mejor, digan lo que digan

De acuerdo al analista y periodista de origen cubano, Carlos Alberto Montaner, son tantas las variables culturales, geográficas e históricas entre las naciones globales, que estos índices de índices de desigualdad como el Gini o IDH "se convierten  en verdaderos estorbos conceptuales que esgrimen los demagogos constantemente". 

¿Está Ecuador en vías de prosperar de acuerdo al pensamiento liberal?

Esta es la pregunta de muchos inquietos ecuatorianos que aspiran ejercer mejor y más eficiente sus libertades ciudadanas bajo "el imperio de la ley", factores que completan la ecuación de prosperidad de acuerdo a lo expuesto por el ex ministro de economía Dr. Carlos Julio Emanuel, durante el foro sobe el tema realizado por el IEEP bajo auspicios de Fnf Países Andinos. En su entender, llegar a este resultado exige ser "pragmáticos y eclécticos". 

¿Cómo recuperar el crecimiento?

Nuestra académico asociada Gabriela Calderón de Burgos ofrece una analisis comparativo entre entre las economías "euroizadas" de los países bálticos como Estonia, Letonia y Lituania y la dolarizada de Ecuador, a la que sugiere someter como aquellas a una devaluación interna para acelerar el crecimiento y recuperar competitividad en la región. Parte de estas reflexiones en torno a crecimiento, aliado fundamental de la prosperidad, serán abordadas por la autora en el proximo Foro IEEP este 16 de mayo, a realizarse en Guayaquil (ver sección de Eventos, entrada libre)