Tecnología destruye monopolio

31/07/2017
Gabriela Calderón de Burgos

La regulación de taxis es el clásico ejemplo del fracaso de las normativas estatales. Pasajeros y conductores de diversas ciudades llevaban décadas quejándose de vehículos en malas condiciones, incertidumbre acerca del costo y disponibilidad de una carrera de taxi, riesgo de seguridad tanto para el conductor como para el pasajero de tener que portar efectivo y falta de flexibilidad para quienes deseaban desempeñarse como conductores a tiempo parcial.

La regulación del transporte urbano es incluso más vieja que el automóvil. En Londres, el rey Carlos I prohibió el uso de transporte contratado por particulares puesto que la abundancia de estos carruajes fastidiaba a la reina. La gente ignoró al rey y continuó usando cualquier transporte. Luego, aquellos que desarrollaron una carrera como conductores empezaron a presionar al rey para que se les concediera el derecho exclusivo a transportar pasajeros. A cambio, ellos ofrecían al rey una contribución al fisco y mejores calles para la reina, incluso una pequeña fuerza armada si le complacía. Como era de esperar, el rey y los transportistas llegaron a un acuerdo mutuamente beneficioso pero perjudicial para los pasajeros londinenses, puesto que desde 1637 los precios de las carreras de taxis en Londres han estado fijados por las autoridades y de esta manera se ha limitado la competencia.

Otro ejemplo es aquel del monopolio de las licencias de taxis en Nueva York, que se inicia en la Gran Depresión. Los taxistas de carrera se vieron abrumados por la abundante nueva oferta de desempleados que se volcaron a las calles a ofrecer sus servicios como taxistas. El precio de las carreras cayó de manera estrepitosa y los taxistas antiguos presionaron a la autoridad municipal para que les garantizara el ingreso al que se habían acostumbrado. Así fue que en 1937 se aprobó la famosa Ley Haas, que limitó el número de licencias de taxis a 13.500. Para 2012, ¡75 años después!, el número de licencias cayó –en lugar de subir para acomodar una creciente demanda– a 13.237.

Pero ese monopolio se acabó con la llegada de plataformas digitales como Uber y Lyft. Las otrora codiciadas licencias de taxis de Nueva York que se vendían en alrededor de $ 1,3 millones hasta 2013 se vendían a principios de este año en alrededor de $ 241.000. Actualmente hay en la ciudad 13.587 taxis con licencia y más de 50.000 autos registrados en las plataformas de Uber y Lyft.

La Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) ignora que empresas como Uber no son dueñas de autos, sino de una plataforma digital que sirve de intermediaria, conectando a conductores con pasajeros que desean una carrera en determinado lugar y momento. Por lo tanto, estas empresas gozan de un vacío legal puesto que la legislación actual fue escrita sin prever la existencia de dicho arreglo que solamente es posible gracias a innovaciones tecnológicas.

La verdadera competencia desleal es aquella que practican la ATM y otras autoridades alrededor del mundo erigiendo barreras artificiales a la entrada en el mercado del transporte urbano, y la verdadera violación del estado de Derecho es crear y ejecutar leyes que no son de aplicación general, acarreando beneficios solamente para un grupo políticamente organizado para capturar rentas que no obtuvieran compitiendo en un mercado abierto.

*Este artículo fue originalmente publicado en El Universo (Ecuador)

Autor

Gabriela Calderón de Burgos es editora de ElCato.org, investigadora del Cato Institute y columnista de El Universo(Ecuador). Se graduó en el 2004 con un título de Ciencias Políticas con concentración en Relaciones Internacionales de la York College of Pennsylvania y en 2007 obtuvo su maestría en Comercio y Política Internacional de George Mason University. Desde enero del 2006 ha escrito para El Universo (Ecuador) y sus artículos han sido reproducidos en otros periódicos de Latinoamérica y España como El Tiempo (Colombia), La Prensa Gráfica (El Salvador), Libertad Digital(España), El Deber (Bolivia), El Universal (Venezuela), La Nación (Argentina), El Diario de Hoy (El Salvador), entre otros. Es autora del libro Entre el instinto y la razón (Cato Institute / Paradiso Editores, 2014). 

Últimas Opinones
El peligroso Banco Central

15/12/2017
GabrielaCalderon de Burgos 
enumera las múltiples razones por las que el Bancon Central en Ecuador no solo es innecesario sino también una amenaza para la estabilidad financiera.

Si quieres Derechos Humanos, empieza con Derechos Económicos

14/12/2019
Tirzah Duren 
escribe sobre la evidencia que demuestra consistentemente que aquellos países con libertades económicas fortalecidas poseen un historial sólido de protección de derechos humanos.

La batalla (perdida) de las humanidades

08/12/2017
Fernando Balseca 
opina sobre la poca importancia que se esta dado a las materias de humanidades en las universidades desde la perspectiva del gobierno, y sus consecuencias actuals y futuras.

El motor de la riqueza: Ideas, no capital

6/12/2017
Deirdre McCloskey
 Escribe sobre cómo nuestra riqueza no proviene de apilar ladrillo sobre ladrillo, título universitario sobre título universitario o balance bancario sobre balance bancario, proviene de apilar idea sobre idea.