Los derechos de propiedad en Ecuador

21/07/2017
Hanns Soledispa

Propiedad privada es sinónimo de civilización, y cuando un gobierno a través de sus leyes atenta contra la propiedad privada de sus ciudadanos, está atentando contra la civilización, pues esta se ha construido sobre la base de la honesta lucha por la propiedad privada.

El pasado 11 de julio del 2017, la Property Rights Alliance (ARP)  dio a conocer el Índice Internacional de Derechos de Propiedad (IPRI) 2017, el cual ubica a Ecuador en el puesto 93 de 127 países estudiados. Este índice elaborado en base a los países que representan el 98% del PIB mundial, mide básicamente la intensidad de los derechos de propiedad física, los derechos de propiedad intelectual, y los entornos políticos y legales que los contienen.

El país que ocupa el primer lugar en el ranking es Nueva Zelanda, con una calificación de 8.6335, seguido de Finlandia, Suecia, y Suiza, con puntuaciones de 8.6257, 8.6084, 8.5614, y de manera muy lejana, en el casillero 93, aparece Ecuador con la calificación de 4.6274.

¿Porqué Ecuador obtuvo una calificación muy baja? El IPRI toma en cuenta tres grandes aspectos: Ambiente político y legal, Derechos de propiedad física, Derechos de propiedad intelectual. Con lo que podemos empezar a afirmar que hay un pobre ambiente político-legal y poco respeto a la propiedad física e intelectual.

Ambiente político y legal: Tiene que ver con las reglas del juego, es decir: independencia judicial, gobierno de la ley, estabilidad política y control de la corrupción. En nuestro país hemos sido testigos y víctimas en los últimos diez años de una justicia con la agenda gobiernista, y un poder legislativo evadiendo y obstaculizando la tarea fiscalizadora.

Derechos de propiedad física: Se compone del nivel de protección de los derechos de propiedad física, los días que puede tomar el registro de la propiedad, y la facilidad para acceder a créditos. En este sentido, es necesario facilitar estos mecanismos que al final del día son influenciadores de mayor inversión interna.

Derechos de Propiedad Intelectual: Su estructura depende de la intensidad con la que se protege la propiedad intelectual, la protección de las patentes, y los derechos de autor ante piraterías.

La calificación que Ecuador obtuvo en el IPRI 2017, es inferior al promedio mundial, que es de 5.63357, lo que representa una mejoría respecto al 2016, cuando el promedio mundial llegaba a 5.44588.

Estos datos ubican a Ecuador dentro del 20% de países con los índices más bajos. Otros países de Latinoamérica que se encuentran en este rango son: Argentina, Paraguay, Bolivia y Venezuela.

Nuestro país debe alinearse a la tendencia mundial de mejorar su intensidad de respeto por la propiedad privada. Debemos exigir a nuestros gobernantes y legisladores que no se empecinen en promulgar leyes confiscatorias, que dejen de restringir nuestros derechos a la propiedad, es decir, que dejen de restringir el derecho a progresar como civilización.

Autor

Investigador. Analista Económico. Analista de Mercado.

Últimas Opinones
El peligroso Banco Central

15/12/2017
GabrielaCalderon de Burgos 
enumera las múltiples razones por las que el Bancon Central en Ecuador no solo es innecesario sino también una amenaza para la estabilidad financiera.

Si quieres Derechos Humanos, empieza con Derechos Económicos

14/12/2019
Tirzah Duren 
escribe sobre la evidencia que demuestra consistentemente que aquellos países con libertades económicas fortalecidas poseen un historial sólido de protección de derechos humanos.

La batalla (perdida) de las humanidades

08/12/2017
Fernando Balseca 
opina sobre la poca importancia que se esta dado a las materias de humanidades en las universidades desde la perspectiva del gobierno, y sus consecuencias actuals y futuras.

El motor de la riqueza: Ideas, no capital

6/12/2017
Deirdre McCloskey
 Escribe sobre cómo nuestra riqueza no proviene de apilar ladrillo sobre ladrillo, título universitario sobre título universitario o balance bancario sobre balance bancario, proviene de apilar idea sobre idea.