La utopía socialista

28/06/2017
Javier Paz

Si los seres humanos fueran unos ángeles, entonces no se necesitaría de gobiernos y la utopía anarquista sería la mejor forma de organización política. Si los seres humanos fueran malvados, los Estados tendrían que funcionar como cárceles, controlando a todas las personas. No es casual que el socialismo, tanto en la concepción teórica marxista, como en la práctica de los países que lo implementaron desde la formación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas hasta la Cuba y la Venezuela de hoy se parezcan más a una cárcel que a otra cosa. Ser liberal requiere de un grado de confianza en la nobleza del hombre, aunque también reconociendo su propensión a ser injustamente parcial en beneficio propio; en cambio el socialista es necesariamente un pesimista que considera que si no hay un Estado policiaco, los seres humanos se matarán y abusarán entre ellos.

Pero si los hombres son fundamentalmente malos y deben ser controlados y reeducados para formar al “hombre nuevo” de la utopía socialista, entonces surge la interrogante de quiénes serán los gobernantes. Porque a fin de cuentas, los gobernantes también son personas. La solución socialista es suponer que existe un minúsculo grupo de hombres nobles, exentos de intereses personales, absolutamente entregados al bien común, y además de una sabiduría tal que saben precisamente en qué consiste el bien común y pueden llevar a cabo las acciones para lograr lo mejor para la sociedad. Este grupo (un par de centenas tal vez) debe decidir el destino de una nación y controlar la vida de millones de personas.

La historia no es para nada favorable al cuento de hadas socialista. Ninguna otra forma de gobierno ha matado más gente y los países que siguieron la senda socialista (Rusia, China, Corea del Norte, Alemania Oriental, Cuba, por citar algunos) no solo que no prosperaron, sino que retrocedieron económicamente y además destruyeron la libertad y la dignidad de sus habitantes.

Como dijo Winston Churchill: “Nadie pretende que la democracia es perfecta o infalible. De hecho se ha dicho que la democracia es la peor forma de gobierno con la excepción de todas las otras formas que se han intentado cada cierto tiempo”. La elección de las autoridades es una condición necesaria para dar legitimidad a un gobierno, pero no suficiente. Hay que seguir perfeccionando mecanismos para que los gobernantes democráticamente elegidos no cometan abusos de poder.La utopía socialista

Últimas Opinones
El mercado no son los ricos, son los pobres

16/11/2017
Alejandro A. Tagliavini 
comenta los Paradise papers y diversas reacciones a la filtración de estos.

Sesgo ideológico

15/11/17
Manuel Terán 
opina sobre la manera en la que los sesgos ideológicos de la izquierda impiden el compartir ideas nuevas y pragmáticas que impulsen el desarrollo y como este atraso influye en la sociedad de hoy.

Gobernabilidad ‘morenista’

13/11/2017
Jorge León 
analiza el estado del oficialismo en Ecuador tras la división del bloque legislativo de Alianza País y cuáles son las posibles vías que el actual presidente puede tomar ante este abandono.

La peste entre nosotros

10/11/2017
Luis Alfonso Herrera
conmemora el 70 aniversario de la obra de Camus y describe las lecciones que hoy podemos aprender de elle en América Latina.