La libertad ante todo

19/11/2018
Manuel Ignacio Gomez Lecaro

Mario Vargas Llosa pasó por Guayaquil sembrando su optimismo. Llegó invitado por Ecuador Libre y el Instituto Ecuatoriano de Economía Política, fundaciones dedicadas a promover las ideas de libertad. Vargas Llosa no vino a hablar de sus novelas, ni sus personajes. Vino a hablar de su otra pasión: la defensa de la libertad. Y, sobre todo, habló de su último libro La llamada de la tribu. En él presenta su biografía intelectual y política, desde que era un joven marxista hasta llegar al liberal de hoy. La lectura y estudio de varios autores le hicieron cuestionar sus creencias y principios y le mostraron que la libertad es el único camino hacia la prosperidad.

Vargas Llosa lo ha logrado todo como escritor e intelectual. Podría descansar tranquilo, dedicado a leer y pasarla bien. Pero a sus 82 años continúa viajando, dando entrevistas y discursos para promover las ideas de libertad. “La libertad es el valor supremo… ella es una sola y debe manifestarse en todos los dominios –el económico, el político, el social, el cultural– en una sociedad genuinamente democrática”, escribe en su último libro.

Vargas Llosa es un liberal en todos los sentidos. Defiende el libre mercado, la libertad de expresión, la democracia, la libertad religiosa, así como la legalización de las drogas, el derecho de una mujer a abortar, el derecho de los homosexuales a casarse y adoptar niños. La libertad individual, ante todo.

Y así como defiende la libertad es enemigo del fanatismo, por ello aclaró que el liberalismo no pretende imponer una sola línea de pensamiento. Y condena con firmeza el estatismo, los populismos, las dictaduras, los nacionalismos y todo aquello que limite esa libertad individual. “Nada representaba tanto el retorno a la “tribu” como el comunismo, con la negación del individuo como ser soberano y responsable, regresado a la condición de parte de una masa sumisa a los dictados del líder… que resucitaba las peores formas de la demagogia y el chauvinismo”, escribe en su libro. Acá conocemos bien a esas tribus sumisas que se dejan seducir por el líder demagógico. Conocemos bien los peligros de la tribu.

Por eso es tan importante su mensaje, para abrir los ojos y mentes de quienes todavía creen en cuentos socialistas, que se oponen al capitalismo que tanto bienestar les ha dado, que condenan el libre comercio con argumentos nacionalistas, que pretenden que un Estado sobreprotector les solucione la vida, que se dejan seducir por el populista antiimperialista de turno. Todo eso que debería estar sepultado, sigue vigente en países como el nuestro. Sigue siendo una amenaza en nuestra vida política.

Las ideas liberales de Vargas Llosa quizás no son nuevas. Siempre han estado aquí para que las apliquemos. Pero estas ideas cobran mayor relevancia cuando un intelectual de su talla las promueve.

Vargas Llosa terminó su discurso con un mensaje optimista: por primera vez los países pueden elegir ser pobres o ricos. Pueden elegir ser prósperos. El camino ya está marcado. Ya sabemos cómo lograrlo. Basta seguir ejemplos como los de Chile o Hong Kong: apertura al mundo, libre mercado, instituciones fuertes, justicia independiente. Suena sencillo, si solo votáramos por quienes están dispuestos a seguir ese camino.

*Este artículo fue originalmente publicado en El Universo

Últimas Opinones
¿Por qué los chalecos amarillos no pueden ofrecer soluciones a los problemas económicos de Francia?

12/12/2018
Bill Wirtz
explica por qué los chalecos amarillos pueden estar protestando por un aumento de impuestos, pero no porque creen en ningún tipo de gobierno limitado.

Educación sin techos

22/11/2018
Marcos José Miranda Burgos 
opina sobre el reciente anuncio de recorte presupuestario a las universidades y la respuesta que estas deberían dar.

La libertad ante todo

19/11/2018
Manuel Ignacio Gomez Lecaro 
describe la importancia que tuvo la libertad como tema durante la visita del Premio Nobel Mario Vargas Llosa a Ecuador

Elecciones en Brasil 2018

25/10/2018
José Javier Villamarín 
explora lo que puede ser el futuro político del país más grande de sudamérica y una clave para el destino de la región en manos de uno de dos polos opuestos.