La Balanza Comercial como indicador irrelevante

25/09/2017
Carlos Cobo

La balanza comercial se refiere a la diferencia de lo que vende un país al exterior (Exportaciones) y lo que compra de otros países (Importaciones) específicamente al comercio de mercancías con el resto del mundo, se considera que una nación posee una balanza comercial positiva o con superávit cuando sus exportaciones superan sus importaciones, mientras que una balanza comercial negativa o en déficit significa que el país se encuentra importando más bienes de los que exporta.

Actualmente en el Ecuador es normal escuchar economistas, políticos y empresarios coincidir en que es desfavorable para el país el mantener una balanza comercial negativa, la explicación para sostener este argumento es que salen más dólares del país de los que entran por lo que se corre el riesgo de una iliquidez lo que puede incidir en los niveles de producción, empleo y el bienestar de la población que posteriormente pondría en riesgo la dolarización, incluso el ex presidente Rafael Correa mencionaba al déficit como un problema para sostener el buen estado de la economía, influenciado por la creencia de que el resultado positivo de una balanza comercial es sinónimo de crecimiento y de una economía saludable.

Es por esto que el alcanzar y mantener una balanza comercial en superávit se ha vuelto de vital importancia los últimos años, considerando necesario maximizar exportaciones, bajo este concepto se han implementado diferentes mecanismos para restringir las importaciones con fuertes políticas arancelarias mientras se intenta incentivar las exportaciones y desarrollar una industria más competitiva, esto sin tomar en cuenta que el país es altamente dependiente de insumos importados y que esto encarece el costo de vida y del producto local, afectando también el nivel de exportaciones,

Es importante destacar que existen países que presentan valores negativos de su balanza comercial y no parecen estarse volviendo cada día más pobres sino todo lo contrario, ya que se han beneficiado del comercio internacional, según datos del Banco Mundial la última vez que Estados Unidos mantuvo un superávit comercial fue hace más de 40 años y su economía no ha dejado de crecer, incluso cuando el déficit comercial alcanza máximos históricos el desempleo también disminuye.

Otro caso importante es Hong Kong, que se caracteriza por ser una economía altamente dependiente del exterior al no disponer de recursos naturales por lo que viene manteniendo fuertes déficits comerciales los últimos 70 años, lo que le ha permitido beneficiarse de bienes de capital y tecnología, logrando un desarrollo económico y crecimiento acelerado.

Incluso países dolarizados como Panamá el cual es un importador de casi todo tipo de productos por la falta de materias primas, ha mantenido déficit de su balanza comercial desde 1971 y ha experimentado las más altas tasas de crecimiento económico de Latinoamérica sin mantener problemas de iliquidez por una salida desproporcionada de dólares, donde el status de la balanza comercial no es motivo de discusión.

Además, existen países como Venezuela que viene manteniendo una balanza comercial con superávit y al mismo tiempo decrecimientos económicos constantes, empobreciendo cada vez más a sus ciudadanos, por lo que no es un indicador óptimo para medir el grado de desarrollo de una nación.

Es normal en la historia económica de países que antes eran pobres y hoy son ricos el haber mantenido largos periodos de déficit comercial, ya que a medida que se desarrollaban necesitaban insumos y bienes de capital, es por lo tanto importante fortalecer la integración económica con el resto de países para que podamos beneficiarnos de tecnología, productos e insumos más baratos, de esta forma volvernos más competitivos en el mercado internacional creando industrias más eficientes, lo que posteriormente permitirá aumentar también nuestras exportaciones.

Si bien una mayor apertura puede causar que el Ecuador mantenga una balanza comercial negativa de manera prolongada, durante el periodo 2009-2015 en que el país mantuvo déficit comercial, las tasas de empleo pleno fueron mayores a medida que aumentaba el comercio internacional, los niveles de liquidez no dejaron de incrementar y el PIB se mantuvo en crecimiento.

El economista Henry Hazlitt explicaba en su famoso libro “Economía en una lección” que cuanto más reducidas sean nuestras importaciones, menos conseguiremos exportar, cuando decidimos disminuir nuestras importaciones estamos de hecho decidiendo también reducir nuestras exportaciones. Cuando decidimos aumentar éstas, decidimos también incrementar aquellas, y como muestra el cuadro anterior podemos observar que los rubros de comercio internacional tienen valores muy similares y a medida que se busca disminuir la cantidad de importaciones también lo harán las exportaciones y se verá afectado el empleo formal.

Es por esto que los resultados de la balanza comercial no son fundamento suficiente para explicar la situación económica por la que atraviesa un país en determinados periodos de tiempo, por lo que este es un tema que ha sido erróneamente utilizado por el desconocimiento de las personas en estudiar su funcionamiento. 

 

*Carlos Cobo es Investigador Jr. en el IEEP

Últimas Opinones
El peligroso Banco Central

15/12/2017
GabrielaCalderon de Burgos 
enumera las múltiples razones por las que el Bancon Central en Ecuador no solo es innecesario sino también una amenaza para la estabilidad financiera.

Si quieres Derechos Humanos, empieza con Derechos Económicos

14/12/2019
Tirzah Duren 
escribe sobre la evidencia que demuestra consistentemente que aquellos países con libertades económicas fortalecidas poseen un historial sólido de protección de derechos humanos.

La batalla (perdida) de las humanidades

08/12/2017
Fernando Balseca 
opina sobre la poca importancia que se esta dado a las materias de humanidades en las universidades desde la perspectiva del gobierno, y sus consecuencias actuals y futuras.

El motor de la riqueza: Ideas, no capital

6/12/2017
Deirdre McCloskey
 Escribe sobre cómo nuestra riqueza no proviene de apilar ladrillo sobre ladrillo, título universitario sobre título universitario o balance bancario sobre balance bancario, proviene de apilar idea sobre idea.