Julian Assange y las Elecciones en Ecuador

27/03/2017
Mary Anastasia O'grady

Dependiendo de cómo van las cosas en las elecciones presidenciales del 2 de abril en Ecuador, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, pronto estará buscando un nuevo hogar.

En el 2012, el Ecuador concedió asilo al Sr. Assange en su Embajada en Londres para evitar su deportación. Él es buscado en Suecia para ser interrogado por cargos de agresión sexual, pero eventualmente podría ser enviado a los Estados Unidos, donde podría enfrentar severas penas por publicar material clasificado en el sitio web de WikiLeaks.

Si el ex banquero y extraño a la política, Guillermo Lasso del partido opositor CREO gana, él ha prometido desalojar al Sr. Assange. Si el candidato Lenín Moreno-escogido a dedo por el Presidente Rafael Correa- prevalece, el alojamiento de Assange está seguro.

El tema de Assange puede ser lo que atrae el interés del mundo desarrollado a esta elección en una pequeña y luchadora nación andina de 16,5 millones de personas. Sin embargo, hay razones más importantes para prestar atención. Los ecuatorianos tienen la oportunidad de deshacerse del yugo del autoritarismo populista que Correa y su partido Alianza País han impuesto desde que asumió el poder en 2007. El resultado tendrá implicaciones para la lucha más amplia contra la tiranía en la región.

En Brasil, Argentina y Perú, donde las instituciones democráticas se han sostenido, demagogos antidemocráticos han sido destituidos en los últimos años. Pero es demasiado tarde para Venezuela y Bolivia, que ahora son dictaduras absolutas.

Colombia ha perdido su orgullosa tradición republicana de controles institucionales sobre el ejecutivo. El año pasado, el presidente Juan Manuel Santos rechazó los resultados de un plebiscito nacional, declaró la amnistía por tráfico de drogas a los terroristas de las FARC, y les otorgó escaños en el Congreso.

Ahora es el momento de la verdad de Ecuador.

 El Sr. Correa tiene una sed de poder, una afinidad por Twitter y una actitud de bullying.  Fue un acólito del hombre fuerte venezolano Hugo Chávez, fallecido en 2013. Durante la década de Correa en el poder, las libertades civiles y el estado de derecho se han desintegrado en Ecuador.

 En 2015 el Sr. Correa cambió la constitución para permitir la reelección indefinida de un presidente después de 2017. Este cambio debería haber requerido un referéndum nacional. Pero como no tenía respaldo popular, usó su control del Congreso para estamparle su sello. No se necesita mucha especulación para concluir que el señor Correa espera agregar su nombre a una creciente lista de dictadores latinoamericanos: Perón, Castro, Chávez, Ortega, Morales.

 El Sr. Moreno es el representante de Correa en esta elección. El triunfo de Moreno es importante para proteger a Correa de la amplia gama de investigaciones de corrupción que sus opositores están exigiendo.

 El Sr. Moreno también mantendría el puesto del señor Correa hasta las elecciones de 2021, igual que  Dmitry Medvedev lo mantuvo para Vladimir Putin de 2008-12. La legalización de la reelección indefinida se encargaría del resto.

 El Sr. Moreno es un pobre candidato. A pesar de su paso como vicepresidente de Correa de 2007-13, sigue siendo un político sin carisma. Sin embargo, aun su mayor problema es el mal manejo de la economía por el Sr. Correa, quien tiene un doctorado en economía de la Universidad de Illinois.

El señor Correa ha gobernado con un puño de hierro, pero se ha visto limitado por la dolarización del Ecuador en 2000, que sigue siendo muy popular. Le impide imprimir dinero, lo que le obliga a financiar una política fiscal laxa con la deuda. Esta ha sido una estrategia costosa porque el gobierno del Sr. Correa toma préstamos a altas tasas de interés a vencimientos cortos.

La mayor parte del servicio de la deuda emitida en 2015 y 2016 sobrepasa el 10% anual. Y los déficits presupuestarios significan que la deuda sigue aumentando. Miles de millones de dólares en préstamos de China no son transparentes y no forman parte de la deuda oficial. Pero se pagan con envíos de petróleo ecuatoriano pre vendido, poniendo más presión sobre el fisco.

La economía no creció en 2015, y el año pasado se contrajo en un 2,3%. El Fondo Monetario Internacional pronostica que se reducirá otro 2,7% este año y no crecerá hasta el 2021. Debido a las numerosas violaciones de la Constitución por parte del Sr. Correa, está claro que si él hubiera querido ser candidato, hubiera encontrado la forma. Pero él es lo suficientemente inteligente como para entregar este lío a otra persona.

En una contienda libre y justa el Sr. Lasso ganaría con facilidad. El Sr. Correa utiliza todos los extremos para asegurarse que esto no suceda. Le tomó tres días admitir que su candidato no obtuvo el 40% del voto que necesitaba para ganar en primera ronda el 19 de febrero. Finalmente cedió, probablemente porque el general del ejército encargado de asegurar el voto, hizo un escándalo con respecto a  las travesuras gubernamentales con las urnas. Correa despidió al general el 5 de marzo.

El presidente está utilizando los recursos del estado ecuatoriano, incluyendo el manejo de los medios en su posesión, en una campaña sucia. Si se sale con la suya, se instalará para unirse al impío panteón de los dictadores latinos, y WikiLeaks sobrevivirá.

Últimas Opinones
¿Justicia en el poscorreísmo?

15/08/2017
Ramiro García Falconí
opina que exista un poscorreísmo depende de dos factores fundamentales: cambio en el modelo económico y en la estructura de la administración de justicia.

Reflexiones acerca de los impuestos

09/08/2017
Hanns Soledispa
ejemplifica la forma en que los impuestos en todas las naciones se presentan y se exigen, de cómo estos merman nuestra capacidad de producir, progresar y de por qué son un robo.

Las tentaciones de la corrupción

07/08/2017
Paola Ycaza Oneto 
analiza la manera en la que los cuerpos gubernamentales no solo no son efectivos en la lucha anti-corrupción, sino que la fomentan, debido a las cuotas de poder que se les ha delegado.

Juego de tronos en los Andes

04/08/2017
Gabriela Calderón de Burgos 
describe la situación polítical del Ecuador en un intrincado juego de poder que se maneja entre el Presidente, su Vicepresidente y el Expresidente.