Jóvenes, Estado de derecho y democracia en América Latina

16/05/2018
Andrés Ricaurte Pazmiño

El Estado de derecho consiste en el imperio de la ley: la primacía de un conjunto de normas jurídicas que regulan la vida en sociedad y que otorgan a las personas naturales y jurídicas derechos y obligaciones cuyo garante y ejecutor es el Estado. Además, este implica que se respete el principio de separación de poderes, de modo que el poder esté sujeto a un sistema de pesos y contrapesos. Es menester que las autoridades sigan este principio de manera estricta.

Es importante destacar la reciprocidad que existe entre el Estado de derecho y la democracia. Esta reciprocidad se evidencia si existe una relación entre gobernantes y gobernados que se base en reglas de juego claras, públicas y previamente informadas, que sean producto de una toma de decisiones colectiva y que propicien la convivencia política. De esta manera, el Estado de derecho actúa como un componente esencial para alcanzar el ideal de una democracia plena, legítima y sólida; que esté encaminada a lograr la paz social, la institucionalidad y la promoción de la libertad individual, civil y económica. No obstante, se trata de un proceso que demanda de manera imprescindible la participación ciudadana.

En una región asolada por ideologías fracasadas, falsos líderes y grandes dosis de populismo, los problemas de gobernabilidad, tiranía y corrupción que hemos evidenciado fuertemente en la última década, enfrentan a nuestra generación con un desafío: atreverse a vencer el legado colectivista del peligroso socialismo del siglo XXI, cuyas funestas consecuencias son visibles en países como Venezuela, Bolivia o Ecuador.

La Universidad de la Libertad (UDL) ofrece a los jóvenes de la región la posibilidad de conocer la realidad de América Latina. Además, como sucedió en la última edición en Bolivia, brinda la oportunidad de interactuar con otras personas que día a día procuran trabajar desde sus espacios por el progreso de sus países. Por otro lado, su ímpetu nos ayuda a reconocer a nuestra individualidad como un elemento clave para la transformación social y nos invita a explotar nuestras capacidades para impulsar el respeto de los derechos fundamentales y para luchar contra la opresión y el autoritarismo. Ahora es tiempo para que esta fuerza se reproduzca en toda la región a fin de reducir el tamaño e influencia del Estado y de promover el respeto por la vida, la libertad y la propiedad.

Autor

Académico Asociado del Instituto Ecuatoriano de Economía Política

Maestrando en Protección Internacional de los Derechos Humanos (Universidad de Alcalá), Abogado (Universidad Nacional de Chimborazo), egresado de Ingeniería en Gestión de Gobiernos Seccionales (Escuela Superior Politécnica de Chimborazo). Acreedor de becas y reconocimientos por resultados académicos, formación nacional e internacional en libertarismo, liderazgo y emprendimiento, derecho internacional humanitario, economía, entre otras. Experiencia profesional en instituciones del sector público en asistencia legal (Fiscalía Provincial de Chimborazo, Ministerio de Minería) e investigación jurídica (Consejo de la Judicatura), ha colaborado en instituciones privadas en asuntos sobre derecho internacional, cooperación para el desarrollo e integración, trabajando con grupos vulnerables por motivo de discriminación (Fundación Iberoamérica Europa). Conferencista en temas de derechos humanos, liderazgo, relación entre libertad económica y calidad de vida. Interés en el diálogo entre la sociedad civil e instituciones gubernamentales, en el análisis y la elaboración de políticas públicas e investigación social y en la aplicación de los derechos humanos en los ordenamientos jurídicos internos. Énfasis investigador en libertades civiles, participación ciudadana, memoria histórica, verdad y no repetición. Libertario, minarquista. Apasionado del cine. Orientado a la promoción de los derechos humanos desde un enfoque libertario.

Últimas Opinones
Ecuador en posición #142 dentro de Indice de Calidad Institucional

El Ecuador está, entre 191 países que analiza el Indice de Calidad Institucional 2019, en una baja posición (#142) y con mala calificación (0.2949 sobre 1) en lo que a calidad de sus instituciones económicas y políticas se refiere. El estudio es elaborado por el economista Martin Krause, bajo los auspicios de RELIAL.

¿Socialismo en Estados Unidos?

Carlos Alberto Montaner

¿En qué se diferencian “derechas e izquierdas” dentro de las “democracias liberales”, en Estados Unidos y Europa? Sencillo: en el monto y destino de los impuestos. Pero ni siquiera hay grandes diferencias.

Cortar la electricidad no crea el paraíso

Jeremy A. Tucker editor de AIER comenta sobre los llamados “Peregrinos Políticos” (Political Pilgrims) suerte de "fanáticos ideológicos visitando países pobres arruinados por dictadores y declarando a los lugares ser utopías". Muchos de ellos se dejan ver hoy desde la arruinada Venezuela a través de sus "reportajes" multimedias curiosos sobre este fallido socialismo doméstico.

¿Quiénes leen? ¿Para qué leen?

José Javier Villamarín

¿Es la lectura un acto político? A decir de José Javier Villamarín en su artículo que anticipa una jornada electoral quizás poco ilustrada, sí lo es. Y citando a Aristóteles nos los reafirma: "Retomar los pasos de Aristóteles nos sale sobrando y mucho menos luego de una década de triste figura. La sustancia del pensamiento aristotélico se sitúa en su gran hallazgo como filósofo: ´el hombre, por su naturaleza, es animal político`, un animal cívico..."