El costo oculto de la regulación

21/09/2017
Milica Pandzic Delgado

Comúnmente, las discusiones sobre el costo de la regulación se concentran en el costo económico: cuánto pagamos para conseguir los permisos y las tasas, para estar al día con los impuestos, para contratar dependientes, entre otros. Sin embargo, existe un costo que la mayoría de veces pasa desapercibido: ¿cuánto tiempo nos está costando cumplir con la regulación?

Para tomar un primer ejemplo, adicional al costo económico, pagar impuestos les cuesta a las empresas ecuatorianas 664 horas anuales en promedio, distribuidas de la siguiente forma: 85 horas para el pago, 195 para generar y recolectar la documentación respectiva y 384 horas para la preparación de los mismos. El promedio de Ecuador en relación a este ‘costo de tiempo’ está por encima del promedio sudamericano (564 horas) y representa más del doble que el promedio global (251 horas) 1.

Adicionalmente, una empresa debe lidiar con regulaciones municipales, laborales, ambientales, de seguridad social, de seguridad y salud de los trabajadores, de control societario, del cuerpo de bomberos, de prevención de lavado de activos, entre otras. Según datos del Banco Mundial a través de sus Enterprise Surveys, para el 2007 el porcentaje promedio de tiempo que los ejecutivos de una empresa ecuatoriana dedicaban al cumplimiento de la regulación era del 17.3%. No obstante, para el 2010 dicho promedio aumentó al 22.5%2. Nuevamente, el indicador ecuatoriano supera al regional, siendo 14.4% el porcentaje promedio de América Latina y el Caribe3.

Y tal como sucede con el costo económico, este costo temporal pesa más para las pequeñas empresas. El porcentaje promedio de tiempo que les toma a los ejecutivos de pequeñas empresas cumplir con la regulación es de 25.4% frente a un 15.4% en empresas grandes. Todo esto dentro de una economía donde casi la mitad, un 49.4% de todas las empresas formales registradas, son microempresas, y un 31.3% son pequeñas empresas4.

Otros indicadores similares del Grupo del Banco Mundial, y su respectiva situación para Ecuador son: tiempo para cumplir con la documentación necesaria para importar (120 horas), tiempo para cumplir con los controles fronterizos para importación (24 horas), tiempo para cumplir con la documentación necesaria para exportar (24 horas), tiempo para cumplir con los controles fronterizos de exportación (96 horas), tiempo necesario para registrar una propiedad (38 días), tiempo para ejecutar judicialmente un contrato (588 días) y por supuesto, tiempo para empezar un negocio nuevo (48.5 días)5-6.

Se debe reconocer que el tiempo reflejado en varios de los indicadores mencionados en el párrafo anterior se ha mantenido o ha decrecido para Ecuador7. La razón fundamental es la implementación de portales y sistemas electrónicos. De hecho, según el Reporte Doing Business 2017, las reformas basadas en el uso de tecnología han demostrado ser las más efectivas para reducir el tiempo en trámites8. Otro paso favorable que todavía no se ha explorado lo suficiente en nuestro país es la simplificación de trámites a través de portales interinstitucionales de entidades con objetivos afines (Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, por ejemplo).

Pero más allá de esto, es necesario un cambio de paradigma: una formulación responsable de regulación que se justifique con base en una evaluación de costo-beneficio, que necesariamente tome en consideración los costos económicos y temporales para el sujeto obligado, y lo que estos costos a la larga significan para el progreso del país. Una regulación bien estructurada podrá cumplir con sus objetivos sin necesidad de convertirse en un importante impedimento para el crecimiento, desarrollo y competitividad del sector productivo nacional.

Queda clara la importancia del tiempo cuando se asimila que el mismo es un recurso irrecuperable, y por tanto, el tiempo dedicado al cumplimiento de la regulación inevitablemente significa tiempo que se perdió para planificar, para diseñar estrategias, para materializar ideas y construir proyectos. De esa forma, es cada vez menos tiempo el que queda para alcanzar las metas, generar los cambios y cimentar el legado que cada empresario busca a través de su trabajo.

*Este artículo fue originalmente publicado en la Revista Comercio

 

Fuentes y notas:

  1. Datos tomados del Informe Paying Taxes 2017. https://www.pwc.com/gx/en/paying-taxes/pdf/pwc-paying-taxes-2017.pdf

  2. http://espanol.enterprisesurveys.org/~/media/GIAWB/EnterpriseSurveys/Documents/Profiles/Spanish/Ecuador-2010.pdf

  3. Al año 2010.

  4. De conformidad con el Ranking Empresarial 2017 elaborado por la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros, basado en la información entregada del ejercicio económico de 2016. http://appscvs.supercias.gob.ec/rankingCias/.

  5. Datos tomados del Reporte Doing Business 2017 sobre Ecuador http://www.doingbusiness.org/~/media/wbg/doingbusiness/documents/profiles/country/ecu.pdf

  6. Cabe mencionar que estos indicadores de tiempo están basados en la práctica actual, no en los plazos establecidos en la normativa.

  7. Las comparaciones pueden ser revisadas en esta página: https://datos.bancomundial.org/

  8. Datos tomados del Informe Doing Business 2017: http://espanol.doingbusiness.org/~/media/WBG/DoingBusiness/Documents/Annual-Reports/English/DB17-Full-Report.pdf

Últimas Opinones
El banco peligroso

20/07/2017
Gabriela Calderón de Burgos 
señala el peligro de la práctica del Banco Central del Ecuador de financiar al gobierno directa o indirectamente con fondos que no le pertenecen y que son en gran medida de la banca privada.

¿Son sexistas los mercados?

19/10/2017
Felicia A. Cowley 
analiza uno a uno los argumentos que existen sobre la supesta desventaja que existe para las mujeres en el mercado laboral y el de productos y servicios.

La revolución bolchevique: un siglo de fracasos

18/10/2017
Carlos Alberto Montaner 
describe en qué se inspiró y en qué derivó la revolución bolchevique de Rusia que este año cumple su primer centenario.

Más gasto no genera más empleo

17/10/2017
Per Bylund 
critica y refuta la idea casi universal de que el gasto gubernamental estimula la economía y produce más empleo con sus respectivos salarios.