¿Está Ecuador en vías de prosperar de acuerdo al pensamiento liberal?

Dr. Carlos Julio Emanuel (*)

Mayo 16, 2019

Para entender por qué ciertos países prosperan y otros decaen, por qué unos sin dotación de recursos naturales son ricos y otros donde esos recursos abundan, son pobres, considero muy útil analizar el Índice de Libertad Económica creado en 1995 por la Fundación Heritage y por The Wall Street Journal que mide el grado de libertad económica en el mundo a través de doce parámetros.

La inspiración para este Índice fue la mano invisible de Adam Smith, en La Riqueza de las Naciones, (1776), bajo el criterio de que las “instituciones básicas que protegen la libertad de los individuos para perseguir sus propios intereses económicos (esto es la mano invisible), resultan en una mayor prosperidad para la sociedad”.

Los doce parámetros del Índice son:

  1. Derechos de Propiedad
  2. Efectividad de la Justicia
  3. Integridad del Gobierno
  4. Carga Impositiva
  5. Gasto Gubernamental
  6. Buen manejo Fiscal
  7. Libertad para hacer Negocios
  8. Libertad de Trabajo
  9. Libertad Monetaria
  10. Libertad de Comercio
  11. Libertad de Inversión
  12. Libertad Financiera

En estos parámetros la palabra libertad sobresale.

Estos son los puntales o el vademécum, si se quiere, de la prosperidad: que pueden sintetizarse como el ejercicio de la libertad bajo el imperio de la ley.

Un país libre y próspero, más allá de lo que sostengan los socialistas no presupone un gobierno débil. Todo lo contrario: el estado está allí para hacer cumplir la ley, esa ley  consensuada por los ciudadanos, para hacer respetar y salvaguardar sus derechos y libertades; para combatir la corrupción. El estado y quienes lo dirigen están para servir y no para servirse de los ciudadanos, como lamentablemente ha ocurrido en el Ecuador desde el 2007.

¿Cómo le ha ido a Ecuador en el Índice de Libertad Económica en los últimos años? ¿Está Ecuador en vías de prosperar de acuerdo al pensamiento liberal?

El Índice de Libertad Económica nos da la respuesta.

Entre los 180 países analizados:

En el año 2017 ocupamos el puesto 160

En el 2018 el puesto 165, y

En el 2019 el puesto 170.

Esto deja en claro que no vamos en la dirección correcta; que ha habido un franco deterioro en el grado de libertad económica en Ecuador en los últimos años por lo que se ha hecho o dejado de hacer.  Y por eso estamos catalogados como una economía reprimida. Cabe preguntarnos cuánto más abajo en el Índice estaríamos sino hubiésemos adoptado la dolarización, que nos otorgó libertad monetaria desde el año 2000.

En una rápida revisión del Índice del 2019 (http://www.iberglobal.com/files/2019-1/economic_freedom_index_2019.pdf), lo que podría parecer un error a simple vista, no lo es: que Haití nos gana en libertad económica porque está en el puesto 143. A ese ritmo, en un futuro no lejano, Haití podría enviarnos una misión de expertos económicos para darnos asesoría en la materia.

Estamos ubicados en los últimos lugares del Índice, aunque no debería hacernos felices conocer a cuales países “superamos” en libertad económica. Estos diez países son:

 

171 Argelia

172 Timor

173 Bolivia

174 Guinea Ecuatorial

175 Zimbabwe

176 República del Congo

177 Eritrea

178 Cuba

179 Venezuela

180 Corea del Norte

Superamos en libertad económica a tres países latinoamericanos (Bolivia, Cuba y Venezuela), a dos países asiáticos (Timor y Corea del Norte), y a cinco países africanos (Argelia, Guinea Ecuatorial, Zimbabwe, República del Congo y Eritrea). Estas son las economías menos libres, más reprimidas, del mundo. Allí estamos ubicados.

Ahora, demos la vuelta al Índice del 2019.

¿Qué países encabezan el Índice? ¿Cuáles son las economías más libres y prosperas del mundo?

No hay mayores sorpresas, porque estos se mantienen en sus puestos ya por varios años:

 

1 Hong Kong

2 Singapur

3 Nueva Zelanda

4 Suiza

5 Australia

6 Irlanda

7 Gran Bretaña

8 Canadá

9 Emiratos Árabes Unidos

10 Taiwán

11 Islandia

12 Estados Unidos

13 Holanda

14 Dinamarca

15 Estonia

16 Georgia

17 Luxemburgo

18 Chile

19 Suecia

20 Finlandia

Chile es el único país latinoamericano que califica entre los primeros 20 países más libres, por encima de Alemania (24), Noruega (26), Corea del Sur (29) y Japón (30).

En América Latina, debajo de Chile encontramos a Uruguay en el puesto 40; a Perú en el 45; a Colombia en el 49; a Panamá en el 50; y a Costa Rica en el 61. Más abajo en el Índice, Argentina está en el puesto 148 y Brasil en el 150, ambos como resultado de su apuesta por el Socialismo del Siglo XXI y Foro de Sao Paulo, respectivamente.

Como dato referencial, Rusia está en el puesto 98; y China está en el 100.

Esta es la realidad. ¿Qué debemos hacer entonces en materia económica, jurídica y política para mejorar nuestra libertad económica, como requisito indispensable para alcanzar la prosperidad que es característica de los países del primer mundo?

Cabe enfatizar que no hay recetas o pociones mágicas. Pero si existe una experiencia acumulada a través del tiempo que explica por qué ciertos países que arrancaron en igualdad de condiciones que otros hace varias décadas obtuvieron mejores resultados económicos. ¿Por qué Corea del Sur (puesto 29), que tenía un PIB similar al de Ecuador hace 70 años, hoy nos supera largamente? ¿Y cómo es que Singapur, siendo en 1965 un país extremadamente pobre, se convirtió en la potencia económica que es hoy en día (puesto 2)?

En pocas palabras, debemos ser pragmáticos y eclécticos en la adopción de medidas que han probado su eficacia en otros países, que nos superan largamente en el Índice de Libertad Económica y en prosperidad.  Nada tenemos que inventar.

Otros índices internacionales como el de Facilidad para Hacer Negocios, en de Competitividad que prepara anualmente el Foro Económico Mundial de Davos, arrojan resultados parecidos. Esto no debe sorprender porque hay factores o parámetros institucionales y económicos que son comunes en estos índices, como por ejemplo: libertad política, estabilidad política, seguridad, PIB per cápita, y tasa de empleo, en los cuales Ecuador ha empeorado su desempeño en los últimos 12 años.

A continuación hay un listado de lo que nos falta por hacer en materia económica, jurídica y política:

  1. Mantener la independencia de los poderes del Estado.
  2. Otorgar seguridad Jurídica; respetar el Estado de derecho.
  3. Garantizar la seguridad ciudadana.
  4. Combatir las prácticas monopólicas públicas o privadas.
  5. Castigar ejemplarmente la corrupción.
  6. Establecer grandes objetivos nacionales, afianzando nuestra verdadera matriz productiva, que es agrícola y agropecuaria.
  7. Garantizar los derechos a la propiedad; eliminar el impuesto al patrimonio.
  8. Reinstaurar la Ley de Responsabilidad Fiscal.
  9. Instrumentar la presupuestación base cero.
  10. Reducir la carga tributaria; eliminar impuestos que afectan la producción y generación de empleo como el anticipo de impuesto a la renta, y el ISD que frena la inversión extranjera. Reducir el IVA para dinamizar el consumo.
  11. Establecer un arancel bajo y único (flat), como en Perú y Chile.
  12. Crear el Ministerio de Desregulación: para reducir el exceso de normas, simplificar trámites y acelerar el proceso de constitución de empresas.
  13. Estimular las exportaciones; otorgar incentivos fiscales a las no tradicionales.
  14. Firmar nuevos TLCs multilaterales y bilaterales, para abrir mercados.
  15. Fomentar el ingreso de la banca internacional para reducir costos financieros, y lograr mayor competencia e integración financiera internacional.
  16. Otorgar créditos adecuados para artesanos y pequeños y medianos empresarios; remover los obstáculos que encarecen la concesión de créditos.
  17. Eliminar las normas laborales que afectan la productividad.
  18. Flexibilizar las prácticas de contratación y despido laboral.
  19. Establecer alzas salariales (SMV) con justificación técnica, y no política.

Este listado de lo que nos falta por hacer, no es exhaustivo, ni pretende serlo, ni tiene en realidad nada de novedoso; trae a la mente la frase sub sole nihil novi est, porque en efecto en materia económica “no hay nada nuevo bajo el sol”. Estamos conscientes que la misma receta, con ligeras variantes, ha sido aplicada en aquellos países que ya han salido o están saliendo del subdesarrollo en nuestro continente y fuera de él, para incorporarse gradualmente al primer mundo, como es el caso de Chile. Y que para lograrlo, tuvieron la voluntad política y la perseverancia para llevar a la práctica los grandes objetivos nacionales que conforman esa receta. No se trata tampoco de una receta neoliberal de derecha, como suelen mencionar los socialistas del Siglo XXI, que disfrutan ideologizando, porque en verdad no entienden, la política económica. Estas son medidas lógicas, eclécticas y pragmáticas.

Recordemos cuantas veces se habló en el gobierno anterior de la “larga noche neoliberal” sin análisis ni base técnica alguna. El hecho cierto es que en Ecuador jamás ha habido un gobierno plenamente liberal, peor un gobierno neoliberal.

Lo importante, para concluir, es que en materia económica, no cabe perder tiempo utilizando los típicos slogans o clichés que catalogan a las medidas económicas como de derecha o de izquierda, cuando estas sólo son buenas o malas en tanto resuelvan, o no, los graves problemas que afectan a nuestros ciudadanos.

(*) Texto de conferencia dada por el Ex Ministro de Economía y miembro del equipo de notables por la Dolarización de Ecuador en el Foro: Liberales por la Prosperidad, organizado por el Instituto Ecuatoriano de Economía Política y la Fundación Friedrich Naumann Stiftung - Países Andinos. Guayaquil, mayo, 2019

Mayo 16, 2019 

Últimas Opinones
Las ideas de libertad: el debate sigue

El reconocido autor de corriente liberal, C.A. Montaner, revisa porqué algunos promotores de esta tendencia se han mostrado reticentes al "espíritu libre" en la ensayística de la guatemalteca Gloria Álvarez.

Sobrecarga tributaria asfixia a sectores productivos en Ecuador

Propone al gobierno el ex ministro Carlos J. Emanuel que "en lugar de seguir usando la imaginación para inventar nuevos impuestos, lo que corresponde es eliminar todos los impuestos verdes que patentó la revolución verde-flex" 

La corrupción parte desde la burocracia

Faidutti reflexiona sobre el pernicioso binomio de corrupción y burocracia que pervive en Ecuador, expresado en un lamentable 34 sobre 100 puntos en el Índice Percepción de Corrupción (CPI).

La moralidad del capitalismo

Enmarcado en mes aniversario del precursor del pensamiento Liberal, Adam Smith, ofrecemos el discurso dado por Dora de Ampuero, en torno a la vigencia de su Teoría de los Sentimientos Morales.