¿Es un problema el déficit comercial?

Gabriela Calderón

 

Varias autoridades del Gobierno han venido celebrando que el déficit en la balanza comercial se haya convertido en superávit. No parece importarles que el desempleo esté aumentando y que las proyecciones de crecimiento de la economía se mantienen negativas (-4% en 2016 y 2017, según el Banco Mundial y similares proyecciones del FMI). Esto debería hacernos cuestionar el saldo en la balanza comercial como un indicador acerca del estado de una economía.

Mi colega Daniel Ikenson suele decir que es errado considerar la balanza comercial como un marcador. En un artículo reciente señaló que EE.UU. cumple este año 41 años consecutivos de registrar un déficit en su balanza comercial y explica que lejos de ser una señal de debilidad, “el déficit comercial anual es una señal de la hegemonía económica de EE.UU. –un respaldo global a la fortaleza relativa de la economía estadounidense y de su dirección–”. Además, agrega Ikenson:

“Durante esos 41 años consecutivos de déficit en la balanza comercial, la economía estadounidense se triplicó en tamaño, la manufactura real de valor agregado se cuadruplicó, y el número de empleos en la economía casi se duplicó”.

Los mercantilistas modernos nos dicen que un déficit comercial es algo malo pues nos estarían empobreciendo los extranjeros. Todo déficit comercial debe financiarse de alguna forma y por eso viene acompañado de un superávit en la cuenta capital. Mientras que el déficit en la balanza comercial no importa, sí importa es en qué se está gastando determinado país ese superávit en la cuenta capital. Si la mayoría se destina a inversiones realizadas por el sector privado, ese déficit refleja la confianza de los extranjeros en nuestra economía, lo que a su vez genera mayor inversión, producción y empleo. Si, en cambio, la mayoría se destina a financiar el gasto público, acabamos con una deuda pública insostenible.

Así que la balanza comercial es un indicador irrelevante acerca del estado de una economía. Por ejemplo, Venezuela ha tenido un superávit promedio en su cuenta corriente de 7,4% entre 2000 y 2015, mientras que Panamá ha registrado un déficit promedio de -6,6%. Pero una de las economías estrella de los últimos años en Latinoamérica ha sido Panamá, en tanto que Venezuela está colapsando. Tampoco olvidemos que la última vez que nuestra balanza comercial estuvo así de “bien” fue en el año 2000, cuando estábamos todavía en medio de la crisis financiera y sin necesidad de que se implementaran salvaguardias ni toda la tropelía de barreras arancelarias y no arancelarias al comercio que se han venido implementado desde 2009.

Pero aquí siguen con el cuco del déficit comercial. No sorprende, dado que la propaganda que lo ensalza proviene de un gobierno cuyo presidente y secretario de Educación Superior, Ciencia y Tecnología e Innovación no entienden conceptos tan básicos como las ganancias del comercio derivadas de la división internacional del trabajo y de las ventajas comparativas. En una sabatina celebraron que Ecuador haya logrado fabricar cables de fibra óptica y que incluso podría llegar a fabricar sus propias computadoras. Claro que sí, si ya logramos fabricar el nanosatélite Pegaso y podríamos hacer muchas otras cosas. La pregunta es a qué costo, para qué y con plata de quién.

 

Obtenido de: http://www.eluniverso.com/opinion/2016/08/26/nota/5763348/es-problema-deficit-comercial

Autor

Gabriela Calderón de Burgos es editora de ElCato.org, investigadora del Cato Institute y columnista de El Universo(Ecuador). Se graduó en el 2004 con un título de Ciencias Políticas con concentración en Relaciones Internacionales de la York College of Pennsylvania y en 2007 obtuvo su maestría en Comercio y Política Internacional de George Mason University. Desde enero del 2006 ha escrito para El Universo (Ecuador) y sus artículos han sido reproducidos en otros periódicos de Latinoamérica y España como El Tiempo (Colombia), La Prensa Gráfica (El Salvador), Libertad Digital(España), El Deber (Bolivia), El Universal (Venezuela), La Nación (Argentina), El Diario de Hoy (El Salvador), entre otros. Es autora del libro Entre el instinto y la razón (Cato Institute / Paradiso Editores, 2014). 

Últimas Opinones
El peligroso Banco Central

15/12/2017
GabrielaCalderon de Burgos 
enumera las múltiples razones por las que el Bancon Central en Ecuador no solo es innecesario sino también una amenaza para la estabilidad financiera.

Si quieres Derechos Humanos, empieza con Derechos Económicos

14/12/2019
Tirzah Duren 
escribe sobre la evidencia que demuestra consistentemente que aquellos países con libertades económicas fortalecidas poseen un historial sólido de protección de derechos humanos.

La batalla (perdida) de las humanidades

08/12/2017
Fernando Balseca 
opina sobre la poca importancia que se esta dado a las materias de humanidades en las universidades desde la perspectiva del gobierno, y sus consecuencias actuals y futuras.

El motor de la riqueza: Ideas, no capital

6/12/2017
Deirdre McCloskey
 Escribe sobre cómo nuestra riqueza no proviene de apilar ladrillo sobre ladrillo, título universitario sobre título universitario o balance bancario sobre balance bancario, proviene de apilar idea sobre idea.